Está leyendo...
Drogas

ETAPAS DE LA DROGADICCION.

>
Escuchar con webReader
closeEsta entrada tiene más de 3 años. Recomendamos que use el buscador y lea los documentos relacionados >>

Toda persona que consume drogas y abusa de ellas, termina tarde o temprano en una adicción que lo hace depender de ellas, marcándose claramente tres etapas, la Iniciación, la Afirmación y la Necesidad o Dependencia.

a. ETAPA DE LA INICIACION.

Primeros contactos del sujeto con la droga, por cualquier causa o motivo. Se le conoce también como “Luna de Miel”.

b. ETAPA DE LA AFIRMACION.

El sujeto ya conoce los efectos que produce la droga, pudiendo elegir desde ese momento, si continua con el uso de esta o no, o de lo contrario incrementar la dosis. Se caracteriza por un consumo habitual dirigido a sentir los efectos placenteros de la droga.

c. ETAPA DE LA NECESIDAD O DEPENDENCIA.

El sujeto presenta la dependencia Psicológica y/o dependencia física. Se caracteriza por la obsesión y compulsión de administrarse la droga.

* Para una mejor comprensión de las etapas de la drogadicción, se brindaran dos conceptos que permitirán aclarar las mismas.

Hábito.- Estado que resulta del consumo repetido de la droga. Existe un deseo de tomarla (no compulsivo) por el placer y bienestar que produce. Posiblemente se puede presentar una tendencia a aumentar la dosis, pues el individuo es capaz de controlar su relación con esta.

Dependencia.- Es la situación provocada por el consumo continuado de una droga (compulsivo), que obliga a seguir tomándola para sentir sus efectos psicofísicos o para cortar el malestar que supone su privación (Síndrome de Abstinencia).

 

PROCESO DROGADICCIONAL

Debido a la escasa información teórica sobre la carrera desviante en el tráfico de drogas, se expone una reseña extraída de la experiencia clínica del Psicólogo Pablo EGENAU, sobre sus trabajos efectuados a jóvenes drogadictos, él manifiesta que existen etapas dentro del llamado proceso drogadiccional; las cuales utilizaremos para extrapolarlo a las fases expuestas de la conducta desviada o carrera desviante y así comprender de manera más profunda el proceso por el cual pasa un drogadicto al convertirse en traficante de estupefacientes.

PRIMERA ETAPA : INICIO DEL CONSUMO

Esta es la etapa de consumo experimental, recreacional, de fin de semana y no tiene ninguna consecuencia negativa (ni deterioro escolar, ni colapso familiar), la persona se siente igual, sigue en control de sus acciones. La persona se autodefine como un consumidor pasivo, el consumo es privado, no se vincula con el tráfico de drogas.
Esta primera etapa podría coincidir con los primeros actos desviantes planteados por MONTERO (1979), ya que al igual que estos actos, la actividad desviada se realiza por primera vez y en forma ocasional, el sujeto consume por primera vez droga y por el momento el haberla probado e incluso consumirla en forma recreacional aún no presenta ningún indicio de desadaptación.

El sujeto consume en forma esporádica droga principalmente motivado por lograr la aceptación de sus pares. Todavía no se transforma en un drogadicto, no han cambiado sus valores, no requiere de ingresos para consumirla puesto que la modalidad de consumo es principalmente con los amigos, siendo estos quienes proveen la droga (GONZALES y OSSA, 1996).

Los padres no se han enterado y ni siguiera se lo imaginan, no hay cambios comportamentales, es decir, todo sigue su curso normal, “el problema aún no existe ni en el individuo ni en el hogar. El hecho de que la familia se percate, dependerá del grado de integración e intercambio que le permita a sus miembros expresar sus experiencias sin temor al rechazo o a la crítica” (GONZALES y OSSA).

Así, es posible establecer que en el caso del consumo de drogas, al igual que la desviación en general según las etapas expuestas por MONTERO (1979), la actividad permanecería oculta, presentándose retraimiento y aislación como una forma de evitar las criticas por parte de la familia. Tampoco se manifiestan trastornos en el desempeño de roles, por lo tanto se presentan consecuencias marginales para el individuo.

Lo que va a marcar la diferencia en esta etapa de quien se transforme en un drogadicto con un consumidor esporádico va a ser principalmente la aceptación del grupo de pares, ya que la droga será utilizada no sólo por sus efectos químicos sino para compensar las limitaciones personales, por lo tanto, “la droga adquiere un poder compensatorio y entonces las sensaciones positivas actuarían como un refuerzo para la mantención del consumo inicial y el inicio de la escalada de la droga” (GONZALES y OSSA,1996).

Por otra parte, es importante mencionar que se ha determinado que depende también de la subcultura de la cual provenga el sujeto la relación que éste entable con la droga, puesto que “un gran numero de drogadictos procede de lugares donde existe deprivación económica, gran desorganización familiar, carencia de educación, pobreza, hacinamiento, grupos minoritarios y frecuente marginales”; siendo frecuente hoy en día que en estas subculturas marginales el tráfico de drogas sea la actividad más popular del vecindario.

Se desprende entonces, que en este medio sociocultural se presentan una serie de las variables asociadas a la desviación, lo que transforma a esta población en un grupo de mayor vulnerabilidad a la desviación y la delincuencia.

SEGUNDA ETAPA : CONSOLIDACION DEL COMSUMO

En esta etapa el sujeto empieza a destinar recursos para obtener la droga en forma independiente, vinculándose de esta manera con la red traficante. Poseer drogas pasa a ser un elemento de seguridad emocional. Cuando esto se produce en una etapa juvenil, donde la consolidación de la identidad es la gran tarea, se provocan grandes consecuencias ya que, la percepción de sí mismo cambia según se esté o no bajo los efectos de la droga. El organismo empieza a habituarse a la presencia de la sustancia y requiere cada vez dosis mayores, así el consumo deja de ser algo ocasional transformándose en algo más permanente.
Aquí, el sujeto aumenta la dosis y comienza a probar otro tipo de drogas, llegando incluso a utilizar múltiples drogas. Además, el consumo de drogas empieza a realizarse solitariamente, por lo que ya no sólo es un reforzador social sino que pasa a ser un compensador importante de debilidades y limitaciones personales ( GONZALES y OSSA,1996).

En esta etapa comienza a producirse, al igual que con la desviación en general una vida dual y ambivalente. Hay un grupo de personas que saben que consume droga (en general los amigos con que consume) pero hay un grupo de amigos y padres que ignoran su consumo, ocurriendo un habitual choque interno entre ambas posiciones. El individuo se aleja paulatinamente de su grupo “normal” por temor a ser descubierto y criticado, acercándose cada vez más a los amigos consumidores.

Este proceso de desafiliación es lo que MONTERO (1979) denomina quiebre con el medio convencional a nivel comunicacional. Comienzan los cambios comportamentales, el sujeto debe desarrollar una serie de habilidades para seguir manteniendo oculto su consumo y para conseguir el capital necesario para comprar la droga, surgiendo de esta manera los primeros engaños, manipulaciones, mentiras y robos por parte del adicto, empieza a producirse un cambio valórico en el sujeto.

Cada vez es más difícil mantener la adicción oculta, los familiares empiezan a percibir los cambios de actitudes, el sujeto empieza a alejarse de sus relaciones significativas. Se pone indiferente y distante ante sus antiguas relaciones, comienza a relacionarse con gente que consuma droga. Paulatinamente el consumo deja de ser algo privado transformándose en algo público, agudizándose de esta manera la ruptura con su medio convencional.

TERCERA ETAPA : EVIDENCIA DEL CONSUMO

En esta etapa se manifiestan alteraciones biológicas a nivel químico en el cerebro, la tolerancia aumenta, por lo que la dependencia de la sustancia es mayor. El estado “normal”, sin drogas, es peor que el inicial y este trastorno del estado anímico agudiza la necesidad y la compulsión por lograr la euforia que se vive bajo los efectos de la droga. Se presentan deterioros en la personalidad tanto en los comportamientos como en las habilidades asertivas. Se pierden las conductas de autoprotección y surgen los problemas interpersonales y con la autoridad (EGENAU, 1997).

El consumo ya es algo habitual, de todos los días, se transforma en algo indispensable por lo que el sujeto debe generar ingresos que le permitan acceder a las cantidades de drogas que requiere a diario.

Es habitual que en esta etapa el sujeto realice actividades delictuales como una forma de conseguir lo que necesita, la droga (GONZALES y OSSA,1996) por lo cual es en esta etapa cuando el consumo se transforma en una vía de acceso al tráfico de drogas. El sujeto no sólo sabe quienes venden droga sino pasa a formar parte de la red de narcotráfico, ya que el tráfico se transforma en una actividad que le permite tener droga a diario y además solventar sus gastos personales y familiares.

En esta etapa se presenta una gran repercusión en sus relaciones más íntimas, ya que el sujeto, indiferente y susceptible ante todo, entra en un estado de apatía, reaccionando agresivamente ante cualquier cosa, sólo le interesa asegurar y proteger el consumo rodeándose solamente con adictos y traficantes. Esto produce un alejamiento y la consecuente disminución de las relaciones interpersonales tanto con su familia como con sus amigos no consumidores.

Es en este momento que la ruptura con el medio convencional ya no sólo es a nivel comunicacional, sino que es un quiebre total, en tanto la adicción es pública y las relaciones se han deteriorado a tal punto que se produce un alejamiento por parte de las personas que realmente se preocupan por su bienestar.

CUARTA ETAPA : DETERIORO COMO LIMITE

El deterioro biopsicosocial es evidente y profundo al llegar a esta fase. Se manifiestan cambios fisiológicos importantes, especialmente alteraciones neurológicas. Psicológicamente, la persona que ha compensado químicamente durante un largo período carencias que requerían de soluciones humanas, descubre que no tiene ninguna herramienta para lograr la normalidad que ansía, ha perdido la confianza en sí mismo y ahora consume para enfrentar la cotidianeidad e intentar trabajar, aunque sea marginalmente, y sentirse una persona “normal”.

Se presentan intentos por dejar la droga, pero como ésta ha sido una compensación de debilidades personales, no se han desarrollado los recursos necesarios que le permitan dejarla, sumergiéndose en una constante e interminable circulo vicioso (EGENAU, 1997).

En esta etapa el deterioro cada vez se hace más severo, el sujeto a perdido todo, su autoestima, amigos, familiares, sus valores. En este nivel la droga ya ni siquiera cumple su función compensadora, sino sólo le permite apaciguar los efectos de la drogadicción (GONZALES y OSSA, 1996).

La familia se ve sometida a una situación límite, los comportamientos del adicto dominan la rutina del hogar, los familiares cada día se cansan más de seguir protegiendo al adicto ya que este reacciona siempre con violencia, no le interesa la familia, las personas, ni mucho menos lo que ellos hagan por él, sólo le interesa la droga.

En esta situación, generalmente un miembro de la familia se responsabiliza del dependiente y asume el rol de protegerlo y cuidarlo. Este rol se denomina codependiente y generalmente lo desempeña la madre. El codependiente se hace cargo por completo del dependiente, lo absuelve de cualquier responsabilidad, por lo que debe protegerlo y asumir todas las tareas esenciales y responsabilidades que éste tenía.

En este momento, la situación es incontrolable, ni la familia ni el sujeto por sí mismo pueden revertir la situación. Para salir de la drogadicción se requiere de un contexto adecuado y de ayuda especializada.

Este deterioro biopsicosocial, sumerge al individuo en un estilo de vida con las siguientes características: traumas, dolores, carencias, etc. (en el ámbito psicológico); violencia, delincuencia, deserción laboral, deterioro familiar, rechazo y estigmatización (en el ámbito social); inserción en la cultura marginal del consumo y tráfico de drogas (en el ámbito cultural); accidentes, infecciones, enfermedades de diferentes tipos, etc. (en el ámbito biológico).

 

Print Friendly


Leyendo ahora Hay aquí 5 lectores online



Arrastrar y soltar

    ----------------------------------------------

    Categorías

    Documentos

    —————————————————-

    Encuesta pública

    ¿Qué le parece que gobierne el partido más votado?

    Ver resultados

    Loading ... Loading ...