Fluidos corporales en la investigación criminal

Fluidos corporales en la investigación criminal

Wanda L. Santiago –

Este trabajo trata sobre la importancia de los fluidos corporales en la investigación criminal. Tiene como objetivo educar sobre los procedimientos establecidos para recolectar este tipo de evidencia, que ha cobrado gran importancia en el siglo XXI.


Introducción

Siempre que se comete un delito ocurre un intercambio de materiales entre el sospecho, la víctima y la escena del crimen. Vanderbosch, en su libro Investigación de Delitos, lo describe como la Teoría de la Transferencia. Estos constituyen la evidencia que todo investigador tiene que recolectar mediante una serie de procedimientos sistemáticos. Toda prueba o indicio es importante, pero aquellas que contribuyen a la reconstrucción de los hechos y a la identificación del sospechoso tienen un valor incalculable para el descubrimiento de la verdad y el cumplimiento de la  justicia.

Entre las distintas piezas de evidencia material que se pueden encontrar en una escena están los fluidos corporales, principalmente sangre, semen o saliva. Estas substancias son parte de los procesos biológicos y fisiológicos del cuerpo humano que, gracias a los avances científicos de los Siglos XX y XXI,

permiten a los expertos del laboratorio forense realizar análisis de ADN para identificar al sospechoso y ubicarlo en la escena. Los resultados se pueden convertir en prueba irrefutable que demuestre la veracidad de unos hechos delictivos. (Lic. Valentín Ortega, Conociendo el ADN, 2001)

Según los expertos en Genética el ADN (acido desoxirribonucleico) es una huella genética. Consiste de una serie de moléculas que son el resultado de la herencia. (Paul Recer, La huella de mayor exclusividad, s.f.)  Inglaterra comenzó a utilizarlo en la Investigación Criminal desde 1980 y los Estados Unidos en 1987. (José Alegría, Biología molecular: Herramienta biotecnológica, 2001)

Los científicos han catalogado a las personas como secretoras y no secretoras. En la primera categoría tenemos a individuos cuyos fluidos corporales (sangre, semen y saliva) pueden ser clasificados. La saliva es ideal para éste tipo de análisis.


Los no secretores pueden ser clasificados pero no poseen unas sustancias en cantidades suficientes que son necesarias para estudio: como las lágrimas, la orina y el sudor. Del 65 al 80% de la población son secretoras, lo que ha contribuido al esclarecimiento de muchos casos y hasta ha salvado la vida de personas erróneamente condenadas a la pena de muerte o a la pena privativa de libertad. (Machado Schiaffino, Pericias, 1995)

De acuerdo al FBI Law Enforcement Bulletin (2005) los investigadores criminales o forenses no necesitan tener conocimientos sobre la Genética ni conocer de complicadas fórmulas trigonométricas o de cálculo. Su adiestramiento está dirigido hacia el reconocimiento del valor de las manchas producidas por los fluidos corporales. No determinan ADN. Su labor consiste en encontrarlas, tomar medidas, levantarlas, embalarlas e identificarlas para enviarlas al laboratorio forense (Secured.com). Serología Forense es el término que se utiliza para identificar a la disciplina científica que estudia e identifica los fluidos del cuerpo (Lic. Olga Resumil, Criminología general, 2000).


Ventajas del ADN

The Forensic Casebook (2002) de N. E. Genge  establece las ventajas que  presenta el ADN:

1.     Se puede encontrar en la sangre, orina, excreta, saliva, pelo, semen y en las células de la piel.

2.     Ayuda a identificar cuerpos que han estado enterrados por mucho tiempo como las momias.

3.     Indica relaciones de parentesco.

4.     No se puede combinar; en una escena se puede encontrar  sangre de la víctima y del sospechoso mezcladas, pero se puede identificar la huella genética de cada uno de ellos.

También recomienda la evidencia que debe ser recolectada: uñas; pañuelos, papel toalla, servilletas, toallas; bolsas de basura; palillos para limpiar oídos o dientes, colillas de cigarrillos, sorbetes, celulares; todo lo que aparente haber tenido contacto con la boca; sábanas, almohadas, frisas, ropa sucia, gorras; espejuelos; sobre y sellos usados; tape, cordones, sogas; condones usados; balas que han atravesado el cuerpo de la víctima, entre otras.


Medidas preventivas

El investigador debe evitar en todo momento la contaminación: la mezcla accidental de los fluidos encontrados en la escena con otras sustancias biológicas (Secured.com, 2006).

Genge  presenta unas guías para el investigador para el manejo adecuado de fluidos corporales:

1.     Utilizar guantes desechables y cambiárselos continuamente.

2.     El equipo debe ser desechable para evitar la transferencia del ADN de un objeto a otro.

3.     Evitar tocarse la cara o el pelo.

4.     No tocar las superficies.

5.     Utilizar mascarilla y trajes desechables.

6.     Todos los fluidos corporales deben considerarse como potencialmente infecciosos.

7.     Se deben lavar las manos antes y después de manejar la evidencia, aunque utilicen los guantes; y no fumar, beber o comer en la escena.

En Segured.com (2006) también se recomienda:

1.     Verificar el equipo antes de tomar las muestras.

2.     Seguir el procedimiento establecido.

3.     Manipular la prueba una sola vez.

4.     Si se le cae la evidencia o entra en contacto con otro equipo, se

debe sustituir el mismo y comenzar la recolección de nuevo.

5.     Acercar el envase y no embalar los indicios juntos.

6.     El tamaño del contenedor debe ser adecuado.

7.     Almacenar a la temperatura adecuada.

8.     Recoger las envolturas, los guantes y depositarlos en los envases destinados para estos fines: bolsas porosas y de papel, envases de cartón o de plástico si el objeto esta húmedo.

Schiaffino indica que los resultados de las pruebas para análisis de ADN dependen de la pureza de la muestra y el tiempo transcurrido entre la obtención de la misma y su llegada la laboratorio. La habilidad del Criminalista depende de los cuidados que se tuvieron durante el recogido de las muestras.


Procedimientos generales

1.     El primer oficial que llegue a la escena protege la misma en su totalidad. Se incluyen los fluidos para evitar su contaminación, posible pérdida o destrucción.

2.     Si están expuestos a las inclemencias del tiempo se deben cubrir con  un recipiente de metal.

3.     Se debe buscar en lugares no obvios. Si el sospechoso se lavó las manos, el caño de curva debajo de desagüe se debe dejar secar y enviar al laboratorio.

4.     El sospechoso pudo limpiarse las manos en lugares poco visibles como debajo de un mueble, alfombra u objetos oscuros.

5.     Se debe buscar en las rajaduras o hendiduras del piso, en especial entre las losetas.


Sangre

Para la Lcda. y Catedrática de la Universidad de Puerto Rico, Olga Resumil, la  evidencia de sangre es común en los delitos violentos como el asesinato, homicidio, mutilación y agresión, entre otros. Generalmente se encuentra en las armas utilizadas, objetos e instrumentos, cristales rotos, ropa de la víctima y el sospechoso, superficies lisas o porosas, etc.

La muestra debe tomarse líquida o sólida o en forma de manchas secas o unidas a otras partículas. Su color puede variar dependiendo del lugar en donde ha estado expuesta. Se debe tomar en consideración que también se descompone.

Al buscar evidencia de sangre se debe tener en mente las siguientes interrogantes:

1.     ¿Es sangre?

2.     ¿Es humana o animal?

3.     ¿A cuál clasificación pertenece?

4.     ¿Cuál es la edad de la mancha?

5.     ¿De qué parte del cuerpo es?

En Criminalística.net se hace referencia a una prueba de campo que ayuda al investigador a identificar si la mancha es de sangre  y a conservar intacta la evidencia para entregarla al laboratorio. El producto químico para la identificación se conoce como Hemident. El procedimiento a seguir es el siguiente:

1.     Utilizar guantes de latex.

2.     Si la mancha esta seca se debe disolver con dos o tres gotas de agua destilada.

3.     Se pasa un palillo de algodón sobre la mancha y se inserta en el tubo de ensayo que contiene el reactivo.

4.     Se rompen las ampollas que están en el fondo del tubo de ensayo y se agita por 20 0 30 segundos.

5.     Si la sangre recogida cambia de a un color azul verdoso la prueba resulta positiva.

Para recoger muestras de la sangre del sospechoso, la misma se

extrae y se deposita en tubos de ensayo que contienen anticoagulantes. Esto es necesario para compararla con la encontrada en la escena del crimen. Lo anterior es función del técnico del laboratorio.


Recomendaciones para levantar la evidencia en la escena (Vanderbosch)

1.     Proteger la escena

2.     Localizarlas (inspección ocular)

3.     Fotografiarlas cuidadosamente: acercamiento, por secciones, a distancia.

4.     Grabar en video y ubicar su posición en el croquis.

5.     Levantarla y embalarla cuidadosamente.

6.     Transportarlas al laboratorio inmediatamente.

7.     La sangre seca se recoge con un papel absorbente.

8.     Objetos pequeños que contengan sangre se llevan al laboratorio.

El investigador forense debe poder identificar los patrones que establecen las manchas. Estos son el resultado de la transferencia de la sangre líquida, cuando ésta entra en contacto con una superficie humada o mojada. El estudio de los patrones incluye: (Wikipedia, Bloodstain Pattern Analisis)

1.     Localización de la mancha y descripción de los patrones.

2.     Cómo se crearon las manchas

3.     Dirección en que viajaron las gotas

4.     Origen

5.     Objeto utilizado durante el ataque

6.     Cantidad de heridas

7.     Presencia del sospechoso en la escena

8.     Posición de la víctima, el sospechoso y los objetos durante la comisión del delito.

9.     La secuencia de los eventos

Clasificación de los patrones de sangre

—  Se clasifican en tres grupos: pasiva, proyectadas y transferidas.

◦       Pasiva: se crea cuando la fuerza que la produce actúa sobre su gravedad. Puede ser un patrón producido por goteo o flujo.


◦       Proyectadas: Las manchas que son creadas cuando sale la sangre expuesta por un objeto en acción o una fuerza mayor que la fuerza de gravedad. El tamaño, la figura y él número que resultan de la mancha van a depender del tipo de fuerza que se utilice para hacer brotar la sangre.


—  Transferidas: se produce cuando un objeto con sangre entra en contacto con la superficie de otro que no tiene sangre.

Lo anterior no describe la velocidad de las gotas de sangre cuando viajan por el aire. Solo describe la cantidad de energía necesaria para crear las manchas. (Bloodstain Pattern Analisis).

Las manchas o gotas que se encuentran en superficies horizontales son de forma circular, dependiendo de la altura desde donde caen.  A mayor altura, el impacto puede ocasionar que se proyecten en forma de estrellas o coronas. Si la distancia es menor serán completamente redondas. Si caen de una altura considerable se desplaza y forma gotas más pequeñas. (Brian Innes, Bodies of Evidence, 2000)


Velocidad

El impacto de baja velocidad es afectado por la fuerza de gravedad. Su caída es de forma horizontal y puede producir goteo sobre sangre.

El impacto a velocidad moderada puede ser producido por un objeto contuso o punzante. Pueden producir flujo o charco arterial.


Cuando la arteria es lesionada la sangre sale disparada como en la foto hacia la pared. Eventualmente baja debido a la fuerza de gravedad.

El impacto de alta velocidad puede ser producido por un arma de fuego o explosivos.


Para Juventino Montiel es importante que el investigador reconozca

que la sangre arterial es de color rojo y una vez lesionada una arteria la sangre se proyecta con fuerza, originando huellas dinámicas. La venosa es de color oscuro, casi no tiene potencia y sólo se produce cuando la hemorragia es leve.


Otra característica que se debe conocer es que la sangre ante morten se coagula entre 5 a 8 minutos posterior a su salida del cuerpo, lo que nos indica que la victima no murió inmediatamente. La post morten no se coagula. La forma, dirección y estado de las manchas pueden indicar los movimientos posteriores de la víctima, si existió lucha o forcejeo, si estaba con vida, si fue encontrada o movida de su posición original.

También nos indica que las manchas húmedas en ropas y telas se deben dejar secar antes de embalarlas y no exponerlas nunca al sol o calor.

Cuando se sospecha un hecho violento en una escena que ha sido limpiada por el sospecho se utiliza un químico conocido como luminol. También  se aplica una luz ultravioleta en completa oscuridad.

En el 2005 el FBI publicó un artículo sobre el Valor de la evidencia en donde recomiendan:

1.   Medir el largo y ancho de una gota de sangre y describir la dirección en que viajó. Anotar la información en el croquis y tomar fotografías.

2.   Las gotas que caen a alta velocidad se producen por una fuerza extrema mayor de 100 pies por segundos. Pueden medir menos de un milímetro. Pueden ser producidas por armas de fuego o explosivos.

3.   Se considera velocidad media cuando se necesita una fuerza extrema mayor de 5 pies pero menor de 25. Estas manchas miden de 1 a 3 milímetros. Pueden ser producidas por objetos cortantes.

4.   Las manchas creadas por una fuerza menor de 5 pies se catalogan como velocidad menor y se producen debido a la fuerza de gravedad.

5.   Pueden medir 3 milímetros o ser mas largas. Son el resultado del movimiento de la víctima o el arma.

6.   Cuando la sangre se dispersa en varias direcciones desde la herida las gotas tienden a esparcirse. Cuando golpean el suelo son ovaladas.

7.   Una línea imaginaria a través de la mancha rastrea el área de donde provino. Se dibujan líneas a través de los patrones de sangre hasta donde la persona estaba parada. Este punto se conoce como convergencia.

Schiaffino, al igual que los autores anteriormente citados, también establece unos métodos a seguir:

1.   Se deben documentar todas las manchas de sangre durante la investigación preliminar.

2.   Los proyectiles pueden contener restos de tejido y sangre.

3.   Para extraer una muestra de la sangre seca, se puede utilizar una navaja de afeitar. Hay que desinfectarla aunque sea nueva.

4.   Se coloca un papel limpio, previamente doblado y pegado con cinta adhesiva, debajo de la mancha, de modo que se reciba la costra al ser raspada. Luego se dobla el papel y se guarda en un sobre sellado.

5.   Si la sangre cayó en tierra y fue absorbida por ésta, se debe recoger una cantidad suficiente para obtener toda la sangre. Se coloca en un envase de vidrio o plástico, se sella y se anota la información necesaria. Esta muestra se tiene que enviar rápidamente al laboratorio

para evitar que las bacterias y moho de la tierra destruyan en valor   de la prueba.

6.   La ropa de las personas y la de cama, cuando están húmedas, deben ser envueltas de manera que no pasen a las partes limpias de la prenda. Para evitar la transferencia se puede colocar un trozo de papel limpio entre cada capa de tela. Esta evidencia puede contener también pelo, vello púbico, fibras o manchas de semen.


Semen

En la investigación de delitos sexuales la búsqueda de semen es de gran importancia debido a que se puede utilizar como elemento de identificación humana y para descartar sospechosos. La ausencia de espermatozoides no descarta que el fluido sea semen porque éstos se destruyen con facilidad y el sospechoso puede ser oligozooespérmico (poca cantidad de semen) o azooespérmico (ausencia de espermatozoides).

Es el químico forense el que determina que la mancha es de semen. (Fernando Cardini, Técnicas de Investigación Criminal, 2001) Se puede encontrar en otros delitos y son manchas frágiles cuando están secas. (Shiaffiano)


Semen en tierra se recoge igual que la sangre. Al igual con la vestimenta y ropa de cama. Se tiene que ocupar la ropa interior de la víctima y el sospechoso. Si el delito se comete al aire libre, se debe examinar minuciosamente la vegetación y el suelo. Si están sobre la vegetación, se debe retirar la planta y colocar en un envase rígido, en donde pueda permanecer inmóvil  para evitar la fricción durante el traslado.


Para Juventino Montiel las manchas de semen también se pueden encontrar en escenas de delitos no sexuales en donde hubo una masturbación. Pueden encontrarse también en toallas, papel sanitario, pañuelos desechables o de algodón, pisos, asientos de auto o inodoros y en el cuerpo de la víctima.

Recomienda:

1.   Buscar manchas visibles e invisibles. Se aprecian por el color blanco semi-transparente y de aspecto grumoso; cuando son frescas el color es ligeramente amarillo y textura endurecida.

2.    Una mancha fresca, seca o raspada que se observe sobre una superficie puede corroborarse con la aplicación de luz ultravioleta, presentando un color blanco azuloso fluorescente.

3.    Cuando la mancha es vieja y ha sido raspada, es posible que se destruyan los espermatozoides. En tal caso se recurre al laboratorio para pruebas químicas.


Recomendaciones para la recogida y envío de muestras con fines de identificación Genética: (Grupo Español y Portugués de la ISFG, (2000)

Este Grupo publicó unas sugerencias generales para el recogido de fluidos corporales:

1.   Manchas secas en muestras pequeñas y de fácil transporte se introducen por separado en bolsas de papel o cartón. Evidencia de colillas y chicles se recogen con pinzas. Estos últimos se guardan en

envases de plástico. Los sobres y sellos se introducen en bolsas de papel o plástico, sin despegarlos.

2.    Para manchas secas en lugares no transportables o no absorbentes como metal y cristal se recomienda utilizar un hisopo estéril ligeramente mojado con agua destilada. Se puede raspar la mancha

con una navaja o bisturí sobre un papel blanco limpio. Debe ser       doblado cuidadosamente y embalado en una bolsa de papel.

3.    Para lugares  absorbentes como las telas, manteles, alfombras, etc. se recorta la mancha y se guarda en una bolsa de papel.

4.   El semen encontrado en la piel se recoge con un hisopo estéril.

5.   Siempre es necesario obtener información de los hechos, de la víctima y del sospechoso.

6.   Semen líquido encontrado en preservativos se atan para que no se derrame su contenido y se introduce en un frasco plástico.

7.    De la boca se pueden hacer dos muestras bucales con hisopos estériles que se pasan con cuidado y sin frotar mucho por la lengua, encías, los dientes y el paladar.


Admisibilidad de los fluidos corporales

Todas las muestras de fluidos corporales tienen que cumplir con la cadena de evidencia. Esta establece un control sobre las personas que manejan

la prueba desde el inicio de la investigación hasta que se presente en corte. Vanderbosch recomienda tomar las siguientes medidas de seguridad:

1.     Limitar  el número de personas que manejan o entran en contacto con la evidencia.

2.     Si la evidencia deja de estar bajo la custodia del investigador:

a.   Anote a quien se la entrego.

b.   Fecha y hora

c.   Motivo

d.   Condiciones al ser entregadas

e.   Cuando y por quien fue devuelta

f.    Condiciones al ser recibida

g.   Documentar el procedimiento con recibos

Los fluidos corporales corresponden a características físicas del sospechoso. La presentación en corte es admisible por tratarse de pruebas científicas cuyas garantías de confiabilidad deben ser corroboradas por el juzgador de los hechos. (Rafael Díaz, Evidencia Criminal para el oficial del orden público, 1997)

El Tribunal Supremo de Puerto Rico ha emitido importantes decisiones judiciales que han limitado la forma de recogido de muestras que luego serán presentadas como piezas de evidencia, debido a que se utilizan para comparar y analizar los fluidos corporales característicos de una persona. No constituyen una intromisión irrazonable en contra del derecho a la autoincriminación.

En una sociedad tan compleja como la nuestra, en donde cada día tenemos menos testigos dispuestos a testificar, la evidencia física relacionada a los fluidos corporales tiene un valor incalculable. Por eso es tan importante que los investigadores forenses sigan los procedimientos establecidos para garantizar que las muestras levantadas en la escena no se contaminen o destruyan, perdiendo así su valor probatorio.

Mientras más conserven sus características originales más fácil y confiable será el trabajo de los especialistas en Serología Forense. Se podrá lograr la identificación del sospechoso, la evidencia será admisible en los tribunales, se lograra la convicción y castigo del verdadero autor del delito.

Son muchos los que desean trabajar como investigadores forenses; pero son pocos los que tienen las cualidades necesarias para seguir los procedimientos establecidos para recolectar y embalar adecuadamente la evidencia de fluidos corporales en la escena del crimen. Se pueden adiestrar y proveerles las herramientas necesarias para realizar un trabajo de excelencia que garantice el cumplimiento de la justicia.

Contenido

*Disponible para consultas el Diccionario jurídico