Odontología forense


El método de identificación más conocido y utilizado universalmente es el de las huellas digitales, pero está limitado en casos donde hubo fuego, descomposición o amputación. Además, no todas las personas tienen registradas las huellas digitales. Los dientes, siendo las estructuras más duras del cuerpo humano, permanecen mucho tiempo después que el resto del cuerpo se ha descompuesto.

A través de los dientes o del conjunto cráneo – facial, se puede dar opinión con relación con la edad, ocupación, sexo, posición social y hábitos, entre otros, de un paciente.

Un expediente adecuado es esencial en el proceso de comparación entre un cuerpo desconocido y la victima. Para poder establecer una entidad, es necesario obtener los expedientes de las personas de quienes se sospeche, hayan sido victimas. Los datos dentales registrados antes de la muerte son comparados con los datos de los restos orales. Hay que tener en cuenta que el expediente sometido puede estar incompleto. También se acostumbra anotar en los expedientes sólolel trabajo que ha de hacerce por el dentista, dejando sin incluir aquellas restauraciones adecuadas. Por lo tanto, las radiografías son de suma importacia en la comparación de restauraciones, pues ellas proveen un expediente más completo u inequívoco. Fotografías intraorales que tambien pueden ser una excelente ayuda para la identificación, pero desafortunadamente rara vez se incluye en los datos sometidos en comparación.

ORIGENES HISTORICOS DE LA ODONTOLOGIA FORENSE

Aunque el primer caso reportado de la identificación dental se remonta al año 69 A.C. cuando Agripina, madre de Nerón, identificóa la rival que le quitaba la atención de su marido, observando unas caracteristicas distintivas en los dientes, de la cabeza que la habian cortado a la victima.

La odontologia forense, como una rama separada es de reciente desarrollo en la profesión dental. En 1898 el primer libro de odontología forense fue publicado por el Dr. Oscar Amoedo, en Francia; su escrito se basó en sus experiencias en el desastre del ¨Bazar de la Cartiré¨, que cobró la vida de 126 personas.

I. CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE LA IDENTIFICACIÓN DENTAL

La identificación dental se basa en la relación positiva al comparar una información conocida acerca de un sospechoso o víctima con la data post – mortem obtenido en el examn de éste.

A. Base Cientifica

Las bases científicas de la identificación se derivan de los siguientes factores:

1. EL PATRÓN DENTAL

El patrón dentales único. Cada ser humano adulto tiene 32 dientes, los cuales pueden estar erupcionados en la cavidad oral, cada uno con 5 superficies visibles. El número de posibles combinaciones de caries, dientes que faltan, malformaciones y otras características visibles en un examen clínico, son extraordinarios, sí también hay radiografías, la posibilidad de identificar características como dientes impactados, raices retenidas, anatomia interna de los dientes, endodoncias, formas de restauraciones y las bases de cemento, aumentan dramáticamente, casi hasta el infito. De hecho, se puede asegurar que teniendo suficientes datos no hay dentaduras idéntcas.

Al comprobar que los expedientes pre- post – mortem, no se debe esperar un pareo del 100%, ya que puede haber ocurrido cambios considerables entre el tiempo que se anotó, la evidencia pre – mortem y la muerte. No hay consenso del número de puntos de concordancia, o sea, características que aparecen tanto en el expediente pre – mortem como post – mortem, aceptados como necesarios para hacer una identificación positiva; más bien parece que la cantidad y singularidad de los puentes de las características de los dientes y las circunstancias de la situación de la identificación, tienen más relevancia. Siempre y cuando haya suficientes rasgos congruentes y no existan incompatibilidades, se puede establecer la identificación. Obviamente, mientras más alto sea el número de concordancia, más exacta será dicha identificación. Se estima que con un mínimo de 12 puntos de concordancia, la probabilidad de una identificación errónea sería de 1 en 226 millones.

2. DURABILIDAD DE LAS ESTRUCTURAS DENTALES.

El hecho de que los dientes sean las estructuras más duraderas del cuerpo humano tienen gran importancia en los desastres de masa, que por naturaleza, implica la presencia de fuerzas inmensamente destructoras; es muy probable que la detención se mantenga se mantenga fundamentalmente sin alterar. Las estructuras dentales, contrario al tejido blando, no se descomponen y generalmente sobreviven a las altas temperaturas generadas por el fuego, no solo por su propia resistencia, sino también, como resultado de la capacidad aisladora de la musculatura que la rodea.

B. Factores que influencian la Eficacia y la confiabilidad.

1. Un equipo de trabajo adecuado de dentistas en odontología forense con una amplia experiencia clínica, es crucial. Por un lado, el odontólogo forense provee el conocimiento y las guías en el seguimiento de los procedimientos, mientas que el dentista con experiencia clínica, provee la integración y la perspectiva práctica del proceso.

2. Un proceso sistemático y científico tiene que ser observado consistentemente, el tiempo es siempre un factor, cuando hay una identificación pendiente, particularmente por familiares o amigos de las víctimas. Bajo ningún concepto, las precisen resultantes de estos grupos, deben influenciar al equipo para la identificación prematura.

3. La disponibilidad de una lista confiable de posibles víctimas es esencial. En la ausencia de nombres y propuestas de posibilidades, la identificación dental es muy fácil; la identificación positiva por medio de los dientes requiere que haya expedientes dentales adecuados pre – mortem, para compararlos con el dato post – mortem.

4. Subdividir las víctimas en grupos basados en edad, raza, sexo o condición dental, disminuye ampliamente el campo de posibles identidades. Colocar las víctimas en categorías más pequeñas, aumenta la oportunidad de identificación rápida y precisa.

5. Tener radiografías post – mortem adecuadas, facilita la comparación científica con las radiografías pre – mortem. Aunque el marcar (charting) en el expediente mediante un examen visual cuidadoso es una técnica confiable, se refiere al uso de las radiografías. La técnica, que en las circunstancias del proceso de identificación sea la más científicamente lógica, debe ser la que se use.

6. La posibilidad de facilidades físicas y equipo apropiado para llevar a cabo los exámenes visuales u radiográficos, definitivamente contribuye a la eficacia del proceso en general.

Comparando los datos del desconocido con el expediente dental sometido, se puede llegar a la intensificación del primero por medio de las características allí apuntadas. Solo una cosa es necesaria para eliminar una identidad; por ejemplo, si la víctima tiene el primer bicúspide superior y los datos exactos del horizontal muestran que el diente fue extraído, esto eliminaría la posibilidad de que la víctima sea la persona registrada; de lo contrario, si la historial muestra la presencia de cierto diente, pero la víctima pudo haber extraído la muela en otro lado y por consiguiente, esto no ha sido anotado en los datos suministrados. El fraude al usar tarjetas o seguros médicos, puede viciar este proceso. Después de examinar todos los datos y de no haber encontrado incongruencias, se pasa a establecer correspondencias para confirmar la identidad. Puntos de inequívoca referencia deben estar establecidas sin lugar a dudas antes de establecer una identidad.

La identificación puede ser positiva, probable o posible pero sólo la positiva tiene valor legal.

El conocimiento de materiales puede ser importante para un odontólogo forense. Varios materiales estaban de moda en diferentes épocas. Por ejemplo, dentaduras vulcanizadas eran predominantes en la primera parte de los años treinta. El uso de las diferentes marcas de materiales restaurativos puede variar de país a país. Las diferentes marcas de amalgama y oro pueden ser reconocidas por medio de difracción.

Las clases de materiales dentales, así como los tipos de restauraciones, pueden dar una pista del país donde fueron hechas. El odontólogo forense debería examinar cuidadosamente el tamaño y la forma de las quijadas los restos dentarios y la condición general e higiene bucal; además, marcas de presión de la deención sobre los tejidos blandos; estos deben ser notados cuando falta una parte correspondiente a la quijada, restauraciones, presencia de caries y falta de dientes, así como otras patologías o anormalidades.

Esto tiene que hacerse por escrito, por grabación y tomando fotos a colores de los restos. El tiempo transcurrido después de la pérdida de una muela puede ser calculada hasta cierto grado. Cuando se pierde un diente debido a la descomposición de las membranas o fibras peridontales o dislocado traumáticamente en el momento de morir, los bordes de alvéolo son agudos. Si el diente ha sido extraído previamente, los bordes alveolares serán suaves y romos. Estudios de radiografías tendrían que ser hechos, para indicar el total de hueso que llena el defecto, denso así una mejor idea del tiempo que hace, que la extracción fue hecha. Adicionalmente, se pueden comparar anormalidades e los huesos con el historial o radiografías hechos antes de la muerte.

La determinación de la edad por medio de la detención, es más exacta durante las dos primeras décadas de la vida. Esta es lograda por el cálculo promedio de la erupción y la calcificación, y es mucho más exacta en la detención permanente. La estimación de la edad en niños, se establece según el grado de formación del diente y la erupción.

La vida intrauterina tiene alto grado de precisión. Exámenes histológicos de las quijadas y los dientes, son necesarios para determinar la formación de esmalte y dentina para comparar con las diferentes etapas del desarrollo del diente, la línea neo – natal marca el tiempo del nacimiento. El esmalte se deposita en razón de cuatro micrones por día después de la segunda semana, de haber nacido la criatura.

La estimación de la edad, después de la segunda década de la vida, es más difícil y menos exacta. Los dientes de un adulto muestran acetas adicionales de uso, exposición del cemento por recesión gingival, y transparencia de la raíz. Estas pueden, no obstante, haber sido causadas por hábitos, tipos de oclusión y dieta; Gustafson ha desarrollado un método para calcular la edad de las personas adultas usando estos cambios. La edad adulta solo se puede estimar aproximadamente con estos datos y métodos. El oscurecimiento de los dientes también ha sido asociado con el aumento de la edad, pero costumbres como el tabaco, té, café, etc., pueden causar también la pérdida del color de los dientes en personas relativamente jóvenes. La hipoplasia de esmalte, sugieren la edad en que la enfermedad o trauma ocurrió.

El esqueleto en su totalidad tiene marcas distintivas para la determinación del sexo; sin embargo, los dientes solos no son seguros para su determinación. Los bordes supraorbitarios, los procesos mastideos, las líneas occipitales y las eminencias de la mandíbula del paladar, demostraron ser más prominentes en los hombres que en las mujeres. La citología de la mucosa oral también se puede utilizar para la determinación del sexo; la mujer tiene el corpúsculo de barr y el hombre carece de él.

Hay características dentarias que son más frecuentes en algunas razas, y genéricamente transmitidas. El antropólogo físico o anatomista es llamado a estudiar mejor las diferencias raciales, aunque el dentista puede darle alguna ayuda anotando las características como las que siguen: Se dice que en razas primitivas el diámetro liguobucal de las molares aumenta de la primera a la tercera; Mientras que en las modernas, la primera molar es más grande que en las subsiguientes. Los incisivos en forma de pala son más característicos en los chinos, mogoles, esquimales e indios americanos. En esquimales puros, la cúspide de Carabelli es rara. La perla de esmalte es muy común en ellos.

Algunos hábitos suelen indicar la raza, tal como la marcada en los dientes en los esquimales e indios americanos. La fluodacación excesiva del agua produce hipocalcificación del esmalte el cual muestra manchas que pueden ser desde blanco hasta marrón. El cuidado general de la boca, así como la calidad y tipo de restauraciones, puede ser la indicación de la posición social de la víctima.

A veces es posible observar los cambios de los dientes, sujetos a la ocupación y/o costumbres del paciente. Algunas personas sostienen instrumentos con los dientes, produciéndose así un desgaste en el borde incisal. Por ejemplo: zapateros, tapiceros, carpinteros electricistas, sostienen los clavos entre los dientes. Los alfileres cortan hilos con ellos, produciéndose así un pequeño desgaste. Un desgaste en el borde incisal también podría presentarse en los dientes por la costumbre de abrir ganchos para el pelo. Los pitos de Policía y la boquilla de los instrumentos musicales, también pueden producir cambios en la posición de los dientes.

Fumadores de pipa, pueden exhibir pérdida localizada en la estructura del diente. Esto también les puede ocurrir a personas que utilizan pitilleras para fumar. Manchas de tabaco o de cualquier otra substancia, son también descubrimientos notables.

A veces la víctima tiene señales de haber sido mordidas por el asaltante o éste pudo haber sido mordido por la víctima. Se pueden encontrar mordidas en restos de comida u objetos dejados por el sospechoso. La mordida no dura mucho tiempo en la piel del individuo, por tanto, fotos con rayos infrarrojos se usan tan pronto como sea posible, para descubrir la hemorragia subepidermal. Los mordiscos ocasionados poco antes poco antes o durante el momento de morir, se conservan por horas. Se deben tomar impresiones con un material exacto de impresión. Fotografías tomadas desde diferentes ángulos son también esenciales. Una regla, o marcas de medida deben estas incluidas en la fotografía. La regla A B F O N°2 es la más recomendada en caso de mordidas en la comida; impresiones plásticas producen modelos exactos de estas marcas. Un molde de estos dientes del sospechoso puede ser comparado con los hallazgos del mordisco. Esto se utiliza principalmente para demostrar la inocencia del sospechoso, aunque también se podría comprobar su culpabilidad. Por ejemplo, si el mordisco muestra el incisivo lateral izquierdo inferior en una angulación vestíbulo – lingual y el sospechoso no presenta dicha angulación, quedará absuelto.

Las dentaduras postizas pueden también usarse como medios de identificación. Aunque se haya pedido el tipo blanco de soporte, se puede notar si las prótesis podrían servirle a los huesos de las quijadas encontradas. Las prótesis en sí, se pueden marcar por medio de inclusiones en el acrílico o tallado, en áreas que no posean relevantes a la comodidad o a la estética. La inclusión puede ser de metal o papel, puede contener el número del seguro social del paciente o cualquier identificación no cambiante. La marca se coloca en la parte posterior del paladar ya que en la parte anterior puede quemarse en casos de incendio.

Las huellas de los labios también se están tomando en cuenta para la identificación. Como las huellas digitales son específicas, igual los son las de los labios, aunque estos son más fáciles reproducirlos si estos no están pintados.

EL DESASTRE DE DUPONT PLAZA El EXÁMEN DE

ODONTOLOGIA FORENSE Y REPORTE DE IDENTIFICACIÓN.

En la tarde del último día del año 1986, un incendio en el hotel Dupont Plaza de Puerto Rico, cobró 95 vidas entre sus víctimas. Comenzamos en la tarde del primero de enero de 1987, los 86 cuerpos que no se pudieron identificar visualmente en el lugar de los hechos, fueron transferidos al Centro Médico de Puerto Rico donde se sometieron a un meticuloso proceso de identificación bajo la dirección del instituto de ciencias forenses. El proceso de identificación incluyó los esfuerzos colaborativos de los siguientes especialistas:

A. Personal administrativo y de soporte del instituto de Ciencias Forenses.

B. El equipo de desastres del F.B.I.

C. Radiólogos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico y el Centro Médico.

D. Patólogos del Instituto de Ciencias Forenses, de las Escuelas de Medicina de las Universidades de Puerto Rico y del Caribe.

DESCRIPCIÓN GENERAL DEL PROCESO DE IDENTIFICACIÓN

El área de desastre debe estar acordada y nadie que no tenga permiso de entrada debe estar allí. Hay que tomar fotos del área sin alterar, luego que los cadáveres en el estilo sean marcados.

Al recoger el cadáver se debe incluir la bolsa en que sé traslade, los materiales y objetos que lo rodean. Allí puede haber evidencia dental, la cual se podría encontrar fácilmente sí a ese material se le toma radiografía.

Los cadáveres son marcados con un material resistente y el marcador amarrado, preferiblemente con un alambre, a una costilla, clavícula, o lugar firme donde no se pueda zafar. Todo material u objetos que acompañen al cadáver también tienen que ser marcados he incluidos en la misma bolsa con los restos.

La figura N°1. Ilustra el orden de los procedimientos en el proceso de identificación usados en el desastre del Dupont Plaza.

A. EN EL ÁREA DEL DESASTRE

Los primeros pasos con el proceso de identificación fueron llevados a cabo en el hotel Dupont Plaza, donde personal del Instituto de Ciencias Forenses, el Departamento de Justicia del F.B.I. localizaron y examinaron los restos humanos, sus efectos personales y marcaron cada cadáver usando números de secuencia. En aquellos casos en que la evidencia circunstancial sugiera una identidad, el marcador también incluía el nombre a utilizarse para la futura colaboración.

Un patólogo oral – odontólogo forense, estuvo en el lugar de los hechos para las consultas dentales.


ANTEMORT EN POST MORTEM
HISTORIAL MÉDICO
Y QUIRURGICO
IDENTIFICACIÓN POSITIVA HALLAZGOS RADIOGRÁFICOS
DESCRIPCIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS PERSONALES Y OBJETOS PROCESO DE PAREO EN CONJUNTO 
HISTORIAS Y EXPEDIENTES DENTALES ANÁLISIS DE PROBABILIDADES EPIDEMOLÓGICAS HALLAZGOS DENTALES
RADIGRAFIAS DEL CUERPO OBJETOS PERSONALES

Fig. N°1. Los cadáveres fueron mantenidos en furgones refrigerados

B. En el centro médico.

Los cadáveres fueron enviados inicialmente al Departamento de Radiología para registrarlos y hacerles radiografías de todo el cuerpo. Estas radiografías fueron numeradas de acuerdo a la marca correspondiente. Una vez el proceso radiológico estuvo completado, los cadáveres en sus correspondientes radiografías fueron enviadas al Departamento de Anatomía, localizada en el quinto piso del recinto de Ciencias Médicas. Este laboratorio se usó como el Centro de Identificación del Desastre, donde varias secciones especializadas fueron preparadas para examinar a los cadáveres en una secuencia coordinada, como la que sigue:

1. Huellas Digitales.

2. Efectos personales.

3. Odontología Forense.

4. Autopsia.

Además, la Oficina de Cuartel General se estableció al lado del laboratorio. Allí un gran cartón de pared, facilitado por el F.B.I., mostraba la data al día, las anotaciones correspondientes a cada cadáver, indicando aquellos que habían sido identificados por los diferentes mecanismos. Esta oficina fue instrumental en la efectividad de la operación, fácil y fluida, de las diferentes secciones, evitando duplicidad de esfuerzos y fomentando la comunicación y el trabajo en equipo.

C. Organización del equipo dental.

<align=justify>El equipo dental no estaba organizado antes del desastre, sino que sé fue formando gradualmente en un núcleo pequeño ordenado por los Odontólogos Forenses, combinando los recursos de la facultad de la escuela de Odontología con voluntarios de la práctica privada, el ejército americano y el Departamento de Salud. En ausencia de un plan existente, el equipo dental respondió intuitivamente, designado un esquema organizaciones, iniciado por las guías provistas por patólogos – odontólogos forenses. Cooperación máxima y comunicación afable, facilitaron una operación eficiente. Era recomendable que el mismo grupo sugiera todo proceso; así habría más continuidad.

Un total de 17 dentistas participaron en diferentes grados durante todo el proceso; con la participación diaria, fluctuando entre 8 y 12 dentistas simultáneamente; el equipo se organizó en dos subgrupos separados:

GRUPO DE TRABAJO EXAMINADOR

Que consistían de tres dentistas, quienes harían examen visual de las estructuras orales y que apuntaban en un expediente post – mortem.

Este mismo grupo era responsable de tomar las radiografías oclusales. En algunos casos en que radiografías de la cabeza, tomadas en el Centro Médico, eran de valor diagnóstico para el equipo dental, por conveniencia no se tomaban radiografías dentales. Debido a los cambios por el fuego y al rigor mortis, o ambos, el acceso a los dientes era difícil. Disección cuidadosa de los tejidos blandos se llevó a cabo usando escalpelo, exponiendo los dientes al reflejar el cogajo producido por las incisiones a lo largo de los carrillos. Los dientes se limpiaban con un cepillo de dientes, cuando era necesario, y se examinaban las estructuras orales usando un espejo dental, un explorador dental, depresor de lengua y la linterna de bolsillo.

Un dentista examinaba la cavidad oral, otro lo anotaba y el tercer dentistas era el observador para la corroboración de los hallazgos.

Si el cadáver era identificado positivamente por huellas digitales, el proceso dental no se continuaba para poder concentrar esfuerzos en las víctimas no identificadas. Esta información era canalizada a través de la unidad administrativa que servia de enlace con la unidad central de cotejo del F.B.I.

LA UNIDAD ADMINISTRATIVA

Esta unidad consistía de dos dentistas no completamente envueltos en el proceso de examen y sus responsabilidades eran las siguientes:

1. Control de Expediente Pre – Mortem y Post – mortem

Los primeros eran registrados en la forma de proceso de información pre – mortem y luego evaluados por los dos miembros del grupo examinador, quienes a su vez compilaba toda la información disponible en un expediente compuesto, usando la misma forma (hoja) que se usara en el post – mortem. Ambos expedientes, pre y post – mortem, fueron colocados en mesas diferentes, clasificados entre hombres y mujeres y además en cinco (5) subgrupos como siguen:

GRUPO I. Sólo dientes naturales presentes.

GRUPO II. Puentes fijos y coronas.

GRUPO III. Dentaduras parciales.

GRUPO IV. Dentaduras superior completa / parcial mandíbula.

GRUPO V. Dentaduras postizas completas.

Esta clasificación fue muy útil al permitir trabajar con posibilidades más reducidas en cada caso, aumentando así la efectividad del grupo. Las radiografías convencionales del cráneo fueron evaluadas por un radiólogo y un dentista para identificar los rasgos que pudieron establecer una identificación positiva. Las series del cráneo también fueron clasificados en los mismos cinco (5) grupos como los expedientes dentales, quedando esencialmente diez grupos.

2. Coordinar el Proceso de Pareo

Según se iba consiguiendo la data post – mortem se trataba de parear con la evidencia ante-mortem, siempre que fuera posible. Cuando todos los cadáveres habían sido evaluados oralmente, aquellos aún no identificados fueron sometidos al proceso de pareo de acuerdo con las cinco categorías usadas para clasificar los expedientes pre – mortem y post – mortem. Todos los dentistas participaron en esto conjuntamente con por lo menos un radiólogo y un patólogo.

Los casos no identificados solamente por consideraciones dentales, fueron discutidos en secciones de pareo conjuntas, donde toda la información pertinente obtenida en la autopsia radiología, historial médico, objetos personales, descripciones de los familiares, etc., era compartida en un grupo multidisciplinario compuesto por representantes de todas las unidades participantes (figura N°2). Estas secciones de pareo conjuntas eran generalmente llavados a cabo al final de cada día de trabajo.

Todas las víctimas se pudieron identificar. Es importante tener un buen equipo dental buenas relaciones de comunicación con los grupos multidisciplinarios.


EXAMEN  Y MARCACIÓN DE LOS CADAVERES MORGUE TEMPORERA EN FURGONES REFRIGERADOS  REGISTRO DE CADAVERES EN DPTO. DE PATOLOGIA
LISTA DE VICTIMAS PUTATIVAS
SECCIÓN DE EXPEDIENTES ANTE – MORTEM P D
R E
RADIOFRAFIA DE TODO EL CUERPO
IDENTIFICACION O P
C A

E R
HUELLAS DIGITALES
ANALISIS DE EFECTOS

PERSONALES POR EL F.B.I.

S E ODONTLOLOGIA FORENSE
ENTREGA DE CADÁVERES O  AUTOPSIA

Fig. N°2 Proceso Conjunto de Pareo

BIBLIOGRAFIA

Dra. ARACELY ORTIZ

Representante del Instituto Forense de Puerto Rico.

Especializada en Odontología Forense,

Patología en odontología y Medicina Oral.

*Disponible para consultas el Diccionario jurídico