El espacio rural. Actividades agrarias: situación y perspectivas en España y en el mundo.


Definición de espacio rural

Definir lo que es un espacio rural, o el mundo rural, es tan difícil como definir lo que es una ciudad, ya que hay en él funciones hasta hace no mucho tiempo plenamente urbanas.

De todas formas, podemos enumerar algunas características que definen los espacios rurales: la baja densidad de población, la presencia de actividades industriales nocivas, las actividades extractivas, las instalaciones de ocio de grandes dimensiones y, sobre todo, la presencia ineludible de actividades agropecuarias.

En muchas ocasiones es la estructura de la propiedad de la tierra y la estructura agraria, lo que define los paisajes rurales. La propiedad puede ser colectiva y de aprovechamiento común: con bienes propios, comunes, etc. pero también puede haber gran propiedad y pequeña propiedad.

Pero, una cosa es el tamaño de la propiedad y otra el de las explotaciones. Una explotación es la unidad técnico-económica de la que se obtiene los productos agrarios. Estas explotaciones, según las técnicas de aprovechamiento, pueden ser un latifundio, si son grandes; o un minifundio, si son pequeñas.

La revolución verde

Desde el comienzo de la revolución industrial la técnica y la ciencia han proporcionado a la agricultura métodos y técnicas de cultivo que aumentaban la productividad de la tierra, pero será a partir de 1944 cuando este proceso adquiera dimensiones de revolución.

En realidad la esencia de la revolución verde son: Las semillas VAR, con todos los insumos necesarios para incrementar los resultados. Las VAR son semillas modificadas genéticamente para dar un rendimiento mayor en cualquier sistema ecológico. Sin embargo, para que den ese máximo rendimiento, necesitan unos determinados insumos, tan necesarios como las semillas. Esto implica que la producción agrícola necesita grandes capitales.

Los grandes sistemas agrarios en el mundo

Los sistemas agrarios tradicionales

Una de sus principales características es el atraso técnico y tecnológico, que conlleva una economía de subsistencia, en la que se consume todo lo que se produce.

Este tipo de agricultura lo practica en la actualidad más de 1/5 de la humanidad, y supone gran parte de la superficie agrícola del mundo.

En la actualidad son escasos los pueblos de cazadores y recolectores. También son muy pocos los pueblos dedicados a la agricultura o ganadería nómada o seminómada, pero estos están más extendidos. Mayor presencia tienen los pueblos dedicados a la agricultura itinerante o cíclica.

Practican una agricultura extensiva con técnicas y labores de cultivo muy elementales. Los utensilios básicos son: el hacha, la azada y el bastón, y los métodos de preparación del suelo el fuego y la roza.

En este tipo de agricultura es fundamental la integración de la ganadería, que ocupa las tierras que quedan en barbecho.

En este modelo la propiedad del suelo, normalmente, es comunal, ya que todos participan en la roza del bosque.

Esta es una agricultura que no proporciona excedentes, por lo que está en franco retroceso ante el empuje de la agricultura capitalista. Sin embargo, exceptuando algunos casos, la agricultura tradicional está afectada por la técnica y las modernizaciones propugnadas por la revolución verde.

Existe también una agricultura tradicional intensiva, cuyo paradigma es el arrozal asiático.

La agricultura de plantación

Una plantación es una explotación agrícola, situada en una región tropical o subtropical, que emplea regularmente trabajadores asalariados y en la que, con fines comerciales, se cultivan o producen, en régimen de monocultivo, productos tropicales.

La gestión de una plantación es como la de una empresa dedicada a la producción y comercialización de cualquier producto. La mano de obra es asalariada y con horario fijo.

El monocultivo productivo hace depender el éxito de la empresa de los precios internacionales del cultivo.

El hecho de que estos productos estén destinados al comercio internacional implica que han de pasar por un proceso de tratamiento industrial en los países de origen.

La agricultura capitalista de Europa occidental

La agricultura de Europa se caracteriza por ser una empresa de carácter familiar con explotaciones de tamaño medio y altamente capitalizadas.

El alto nivel de vida de los europeos hace aparecer la agricultura a tiempo parcial.

En Europa podemos distinguir tres paisajes agrícolas típicos: el nórdico, el centroeuropeo y el mediterráneo.

En todos los modelos europeos tiene gran importancia la ganadería, más en el pasado, cuando era fundamental para el abono de los campos.

El régimen de propiedad es privado y la explotación puede ser tanto directa como indirecta.

La agricultura en España

En los años 30 coinciden en España una serie de factores que hacen de su agricultura una de las más retrasadas del continente, al tiempo que es un país esencialmente agrícola.

Hay en los primeros años 40 un proceso de retorno de la ciudad al campo. Debido a esto los precios agrícolas eran muy altos, el precio de la fuerza de trabajo muy bajo y la mecanización escasa.

A partir de 1952 la agricultura proporcionará los capitales, la fuerza de trabajo y las mercancías necesarias para el desarrollo industrial. Hay un auténtico éxodo del mundo rural al urbano, y de las regiones agrícolas y pobres a las industriales y a los polos de desarrollo.

El cambio tuvo como instrumento fundamental la concentración parcelaria. La concentración parcelaria es un proceso de fusión de las explotaciones, que no de la propiedad, promovido por el Gobierno.

El aumento del tamaño de la explotación que supuso la concentración parcelaria significó la posibilidad de utilizar tractores, cosechadores, abonos, etc., y racionalizar la explotación utilizando más capital y menos fuerza de trabajo. El regadío era una exigencia para poner en marcha la modernización de la agricultura.

Hoy en día el tamaño de la explotación es insuficiente para el sostenimiento de una familia en un país europeo. En general las explotaciones están atendidas por una familia, en las que el recurso a las ayudas familiares son de mucha importancia.

La agricultura industrial estadounidense

La agricultura estadounidense es muy reciente y ha hecho progresos espectaculares, principalmente en la ocupación de vastas regiones de terrenos.

La explotación estadounidense es, también, de carácter familiar, pero está gestionada como una empresa, casi como una industria. Desde hace mucho tiempo, toda la producción de las explotaciones agrícolas estadounidenses está destinada al mercado, y no al consumo familiar.

El régimen de propiedad es privado y la explotación directa. La agricultura estadounidense utiliza con ventaja todos los avances técnicos, mecánicos y científicos que la revolución verde pone a su alcance, lo que la convierte en la agricultura más rentable y capitalizada del mundo.

La agricultura socialista

La agricultura socialista de la URSS, en su aspecto paisajístico, es muy parecida a la estadounidense, son grandes explotaciones altamente mecanizadas con un monocultivo productivo, y está especializada regionalmente. En realidad la agricultura es una forma de vida rural.

Desde 1991 no existe la URSS, pero el paisaje agrícola ha cambiado muy poco, los agricultores han pasado a ser propietarios privados, pero la agricultura sigue siendo, como en el pasado, una forma de vida.

En China la vida rural es el modelo de revolución, y se fundamenta en la agricultura de tipo asiático. La célula de producción es la comuna.

Las transformaciones recientes de los espacios rurales

El espacio rural proporciona los productos básicos que hacen posible la vida en todo el mundo.

Las transformaciones en el Tercer Mundo

Una de las más trágicas consecuencias de la revolución verde, y la explosión demográfica, es la increíble dependencia alimenticia del Tercer Mundo de los países desarrollados.

El problema del hambre es, pues, que los mecanismos de distribución de los productos no son eficaces. Cuesta mucho dinero, más del negocio que se podría hacer, abastecer ciertas regiones.

Se cultivan los productos que se consumen en los países ricos.

Las transformaciones en los países desarrollados

El proceso más llamativo, en los países desarrollados es el de la urbanización del campo, que provoca nuevos usos.

Los espacios más dinámicos son las franjas periurbanas. Lo más característico de esta franja es el uso del suelo, dedicado a actividades mixtas: residencial, grandes superficies comerciales, industria y actividades agrícolas.

No se pretende cambiar la vida urbana por la rural, sino llevar la vida urbana al mundo rural.

El impacto ambiental y el desarrollo local

En definitiva, el mundo rural está sufriendo un progresivo deterioro a causa de las demandas de uso de la ciudad. Este proceso se intensifica con las prácticas de explotación agresivas y el uso masivo de las técnicas de la revolución verde.

En la actualidad, antes de cualquier intervención en el mundo rural, se estudian sus consecuencias: su impacto ambiental.

Desde los años 80 se viene hablando del desarrollo local. La idea directriz es potenciar los recursos endógenos de manera que puedan gestionarse de un modo permanente.

Contenido

*Disponible para consultas el Diccionario jurídico