La prueba Pericial Caligrafica

Descargas disponibles:

INTRODUCCIÓN

Este trabajo no pretende ser una exposición de los principios técnicos de la pericia o peritaje caligráfico, pues no se dirige a los peritos calígrafos. Su propósito esencial es informar a los abogados, a los magistrados, funcionarios y a toda persona lega en la materia que, en algún momento de su actividad, necesite determinar la falsedad, la autenticidad o cualquier otra circunstancia de hecho en un documento escrito, y precise conocer cómo debe actuar ante la emergencia y en los ámbitos forenses. Muchos años en el ejercicio de la profesión y más de doce años como Perito Oficial de la Justicia Nacional, han demostrado que en la generalidad de los casos se desconoce, aun en los estrados judiciales, cuáles son las posibilidades y las limitaciones de este tipo de examen. Son innumerables las consultas sobre qué posibilidades existen en tal o cual caso, sobre cómo debe encararse una determinación de falsificación o de orden de producción en escritos, sobre cómo se calculan los honorarios profesionales de los peritos, sobre las relaciones entre una pericia caligráfica y otra scopométrica o los contactos que pueden existir con la grafología, sobre los motivos que permiten impugnar un peritaje, etcétera.

Es evidente que la pericia caligráfica aplica una técnica que ha sido cubierta, por diversas razones, de una especie de misterio que muchas veces lleva al ánimo del letrado o del juzgador, una dosis de escepticismo que lamentablemente puede llevar a desechar la producción de una prueba que suele ser trascendental y, a veces definitoria, en un litigio, privado o judicial. Para dar a quienes necesiten un peritaje caligráfico un conocimiento de sus problemas, para aplicarlo cuándo y cómo corresponde, se presentará previamente un panorama general de las bases en que se asienta la técnica pericial, y un breve análisis retrospectivo para conocer sus orígenes; una explicación del porqué de la posibilidad de conocer al autor de un escrito; algunas nociones sobre método aplicable, y advertencias sobre los peligros de un conocimiento no correcto y de una aplicación no técnica. También se expondrá, con las citas correspondientes, como se procede procesalmente en un juicio con prueba pericial y, fundamentalmente, qué aspectos o elementos pueden ser materia de un peritaje caligráfico, o base de impugnación. Como se ha visto, no se pretende de ninguna manera presentar un trabajo para peritos calígrafos sino precisamente para quienes no lo son, tratando en lo posible de eliminar la terminología técnica y de usar el lenguaje más sencillo posible. Se espera que una larga y constante experiencia profesional del autor pueda ayudar no sólo a las personas a quienes está dirigido este trabajo sino, también, que signifique un aporte a la empresa que mueve a quienes nos desempeñamos con el propósito de lograr el Dar a cada uno lo suyo. Los juicios con pericias caligráficas han enseñado que muchas veces, antes del litigio judicial, abogados e interesados consideran a ese peritaje como algo difuso o como un tema alejado de la realidad o cercano a lo anecdótico, pero esa misma experiencia muestra cómo, al enfrentarse al problema que una determinación de falsedad o de autenticidad significa, con su carga de consecuencias económicas o aun con su incidencia hasta en la misma libertad de las personas, unos y otros depositan su esperanza en un peritaje que a veces resulta la prueba fundamental. Por ello es necesario que se conozcan los alcances y las posibilidades de la prueba pericial caligráfica. En esta segunda edición se trata la figura del consultor técnico, incorporado al CPCC en 1981, que ha innovado profundamente en la anterior figura del perito de parte. También se considera el problema de la falsificación y la adulteración de la documentación relacionada con los automotores, tratado por un especialista como Eduardo Casa. EL AUTOR

Contenido

*Disponible para consultas el Diccionario jurídico