¿QUÉ CÁMARA COMPRAR PARA USO POLICIAL?

1144 Lecturas

La cámara fotográfica es imprescindible para el uso policial, por lo tanto es importante que cumpla unos requisitos que garanticen un trabajo óptimo.

Existen a grandes rasgos, tres tipos de cámaras en el mercado:

1. Las cámaras compactas que son aquellas que en un solo cuerpo compacto albergan toda la circuitería y óptica necesaria para su funcionamiento.

Lo positivo de estas cámaras es que permiten su transporte fácil, son ligeras y no requieren grandes conocimientos de uso. Aconsejables para ir de viaje o llevar en el bolsillo o bolso para eventos normales

2. Las cámaras reflex, que son las que tienen un cuerpo más grande y robusto en el que se alberga la circuitería, esto incluye su sensor óptico pero que el objetivo, es decir la propia óptica, permite extraerse del mismo.

Lo positivo es la calidad final de imagen, el conjunto de parámetros que permite ajustar y la posibilidad de añadirle diferentes ópticas dependiendo las circunstancias de la escena.

3. Las cámaras híbridas, que tienen un cuerpo robusto y más grande que una compacta, con una calidad generalmente superior ya que permiten un ajuste muy amplio de opciones y además albergan una óptica de mejores prestaciones, pero esta no puede cambiarse ya que va incrustada al propio cuerpo de la cámara.

Los positivo es que son más ligeras y compactas que una reflex, tienen buena calidad y su objetivo tiene gran angular y un “zoom” muy superior a una compacta, es decir que su óptica permite un gran rango focal.

Como se ha comentado es a grandes rasgos, ya que hay compactas con muchas opciones de configuración e híbridas con no demasiada calidad.

Para el trabajo policial la cámara perfecta debe ser una reflex, sin lugar a dudas.

Primeramente porque hay que moverse en distintas escenas lo que permite objetivos ideales dependiendo de la luminosidad y por norma general hay tiempo para realizar la fotografía, además no se transporta constantemente encima por lo que no debe ser un impedimento su tamaño y peso, al revés es preferible un tamaño mayor para un agarre más estable, permite poder añadirle accesorios imprescindibles como un flash, filtros o visores. Es decir, que no debe haber duda alguna en este punto.

La cámara.

Dentro del mercado de las reflex hay muchas opciones.

Primeramente siempre es mejor irse a marcas como Canon o Nikon por muchos motivos pero principalmente porque tienen una calidad demostrada a lo largo de los años y porque tienen una gran cantidad de accesorios.

En ambas empresas hay rangos que van desde cámaras para uso personal, semiprofesional o profesional, siempre hablando de reflex.

Ahora hay que tener en cuenta que debemos diferenciar el cuerpo de la cámara al objetivo, cuando hablamos de cámaras fotográficas hablamos del cuerpo de la cámara, hay que olvidarse de los objetivos que contenga en el “pack” aunque puedan parecer una oferta tentadora.

¿Qué es lo recomendado para una cámara fotográfica para uso policial?

1. Como es sabido los megapíxeles de la cámara no son del todo fundamentales pero son muy importantes. El ojo humano tiene lo equivalente a 100 megapixeles de los cuales llegan muchos menos al cerebro y sin contar los parpadeos. Pero fuera de este matíz humano que tampoco debe llevar a equivocación, más bien como curiosidad ya que no es comparable, una cámara fotográfica que compremos en la actualidad no debería llevar menos de 15 Megapixeles.

2. Que tenga al menos 6 puntos de enfoques, cuantos más mejor.

3. Que permita grabación en fullHD, esto es importante para realizar video en escenas que lo requiera. Hay que recordar que el vídeo policial se puede usar y acompañar en Atestados. La calidad fullHD equivale a una resolución de 1920 x 1080 pero que sea “P” y no “I”, reconocido como 1080p ó 1080i, aunque la diferencia puede no ser muy notable estamos hablando de conseguir la máxima calidad posible. ¿Existe más calidad que fullHD?, sí existe la llamada 2k ó 4k, pero más que nada usada en el cine. Cabe destacar que la edición de vídeo en fullHD requiere un equipo con potencia suficiente para realizarla aquí sería recomendable Intel en PC o APPLE aunque los últimos AMD del 2012 ya llevan el juego de instrucciónes necesario para acelarar vídeo. Cuando se habla de edición de vídeo se habla de la edición básica como el corte o mejoración de la escena por técnicas de software, ya que no se puede alterar las videograbaciones que deben ser una muestra de la realidad, al igual que una fotografía.

4. Que tenga un cuerpo sólido, es recomendable metal aligerado y que a la vez sea impermeable y que aguante bien las diferencias de temperatura.

Además de estas recomendaciones también sería aconsejable que tuviera el visor LCD móvil, por si la situación requiere tener que posicionar la cámara en un lugar donde no nos sea posible visionarla desde el propio visor. La capacidad de imágenes por segundo en un solo disparo también debe valorarse, aunque por lo general una cámara de gama media suele traer las suficientes opciones para realizar unas fotografías notables.

El objetivo.

¿Qué objetivo adquirir?. No existe el objetivo perfecto, sobretodo en fotografía policial debemos contar con objetivos que nos abarque un gran rango focal y que tengan muy muy buena luminosidad, pero siempre tendremos preferencia por distancias focales bajas que son las que más abarcan en la escena.

Debemos pensar que el objetivo lleva electrónica interna como el estabilizador de imagen y parte mecánica como el diafragma, no son solo un conjunto de lentes, por lo tanto debe ser de buena calidad.

En objetivos se habla de rangos focales en mm y no existe lo que se conoce como “zoom”.

Los objetivos pueden ser de rango focal fijo, lo que sería por ejemplo un 50 mm, o de rango focal móvil los que se conocen como “zoom”, si son con grandes rangos focales “telezoom” y si su rango focal es muy bajo “gran angular”. Los de rango focal fijo por norma general tienen mayor calidad por llevar menos lentes en su interior y ser más simples.

Las siglas en el objetivo van representadas por el rango que abarcan, por ejemplo 18 – 55 mm, permite variar su rango focal y cuanto más bajo sea, en este caso 18mm, más escena entrará en la fotografía. Por lo tanto es muy importante tener un gran angular para poder fotografiar una habitación por ejemplo. El gran angular tiene la desventaja que si es muy bajo llega a deformar los objetos al intentar “meterlos” todos dentro de la misma fotografía.

Por otra parte, cuanto más alto sea el rango focal, por ejemplo 200 mm, más nos permitirá “acercar” aquellos motivos que se encuentren más alejados de nosotros. Siempre debemos tener en cuenta que tenemos que tener cubiertos los rangos focales.

Debemos pensar que un tamaño real de nuestra vista equivale sobre 50 mm de objetivo.

Antes de entrar en la elección del objetivo ideal para uso policial, hay que matizar la luminosidad del objetivo.

Los objetivos dejan pasar más o menos luz dependiendo de su construcción interna, es decir, que si optamos por un objetivo que tenga muchos rangos focales por ejemplo de 17 a 200 mm, su construcción será muy compleja e incorporará muchas lentes en su interior lo que causará que a la luz le cueste llegar más al sensor de la cámara. Aquí hablamos del máximo de la apertura del diafragma y su cierre.

Cuanto más abierto este el diafragma más luz dejará pasar, esto lo configuraremos desde la propia cámara, no obstante tenemos un máximo de apertura limitado por el propio objetivo. Las consecuencias de esto es que en escenas de muy poca luz tendremos que recurrir al uso del flash, sin caer en una exposición larga que nos puede causar perjuicios en la fotografía.

Un objetivo luminoso debería ser aquel que tenga un valor 2.8 o inferior, lo que querrá decir que cuando se encuentre en su valor más bajo por ejemplo 2.8 es cuando más abierto estará y más luz pasará.

Estos valores van representados en el propio objetivo y muestran su valor mínimo (más abiertos) dentro del menor y mayor rango focal, no muestran su valor máximo de apertura (más cerrados), esto sería por ejemplo 3.5-4 que sería 3.5 de f (apertura) en el rango focal más bajo del objetivo y 4 de f en el más alto.

¡CUIDADO CON MUCHA APERTURA DE DIAFRAGMA!. Esta muy bien en el cine porque se consigue que se difumine el fondo y quede enfocado el primer plano llamando la atención del espectador al punto que se quiere, por ejemplo en un retrato o primerísimo primer plano, pero en fotografía policial esto nunca puede interesar porque se pierden detalles de fondo. Esto se debe usar en escenas con poca luminosidad porque las circunstancias nos obligan a ello. Cuanto más cerrado el diafragma (valor más alto posible dentro de las condiciones), más nítido será el fondo.

Ejemplo, un objetivo que tiene la inscripción “18-55 mm  1:3,5-5.6   58mm”

Significaría que es un objetivo que tiene un rango focal de 18 mm a 55 mm, con 18 podríamos captar mucha escena y con 55 acercarnos más a los objetos (aunque no demasiado), tendría 3,5 de máxima abertura en sus 18 mm y 5.6 cuando este en 55 mm, y tendría un diámetro de 58 mm NO CONFUNDIR ESTO ya que este valor es del diámetro que nos valdrá para enroscar filtros o parasoles entre otros accesorios.

Otro factor importante a la hora de adquirir un objetivo es el estabilizador de imagen. Según el tipo de fabricante tienen un nombre, Canon por ejemplo pone IS en sus objetivos estabilizados. El estabilizador de imagen es importante porque nos corrige los pequeños movimientos de la mano, esos movimientos involuntarios cuando agarramos la cámara, por lo que no sería necesario si estamos usando trípode. Ahora bien, en una fotografía que requiera “bastante” tiempo de exposición sin un estabilizador y realizada a mano casi seguro que va a salir una imagen movida, algo que no se puede permitir en fotografías policiales.

Por lo tanto debería adquirirse siempre un objetivo estabilizado.

¿Qué objetivos comprar?. Como se ha comentado cada objetivo tiene sus ventajas e inconvenientes, por lo que son necesarios varios objetivos. Si no es posible adquirir varios, lo ideal es un objetivo “multiterreno” pero luminoso, esto sería por ejemplo un 17 – 70 mm a 2.8, aunque sería necesario tener un rango focal más bajo aún y también superior, este permitiría abarcar lo más habitual.

También es necesario un trípode y un flash potente que permita iluminar una escena amplia, ya que el propio de la cámara reflex no difumina correctamente los motivos y además no tiene “fuerza” suficiente. Bolsa de transporte acolchada, parasol y batería de repuesto es básico, también se pueden adquirir filtros ND, lo aconsejable es tener varios con diferentes valores, si se adquiere uno variable lo mejor es que sea de la mejor calidad posible para evitar “manchas” en las fotografías.

Presupuesto medio.

Hay mucho rango y esto es muy generalizado, no obstante habría que contar en torno a 1.500 euros el cuerpo de la cámara, dos objetivos al menos con gran angular y un todoterreno, entre 600 y 800 euros dependiendo mucho la calidad y características de los objetivos. Bolsa de transporte sobre 80 euros, batería sobre 50 euros, filtro variable ND sobre 300 euros (o varios filtros ND intercambiables más económico), flash sobre 200 euros, parasol sobre 40 euros, trípode sobre 100 euros (si se va a realizar vídeo con frecuencia que porte rótula, incrementa el precio).

 

 

 

 

 

 

Compartir archivos con otros usuarios

Novedades
Test Online con clasificaciones
ATESTADOS Y DILIGENCIAS
CODIFICADOS
OPOSICIONES Y CONVOCATORIAS