¿QUÉ HACER SI ME ROBAN EL MÓVIL?. DENUNCIA. LOCALIZACIÓN. CONSEJOS PRÁCTICOS.

Los Smartphone o móviles inteligentes, tienen un valor elevado en el mercado, lo que hace un objeto tentador al amigo de lo ajeno. No obstante los móviles llevan un número identificativo, o número IMEI que es lo que un DNI a una persona y que consta en cada llamada que efectuamos. Es por lo que muchas veces tras un hurto o robo del terminal se intentan vender de forma inmediata, antes de su bloqueo por parte de la compañía o para evitar la localización del mismo.

En términos jurídicos, si alguien coge un móvil de otra persona cometería un hurto y siempre que no medie fuerza, violencia o intimidación. El hurto es delito si la cosa mueble (el teléfono) supera los 400 euros o una falta si no llega a esa cantidad. El robo se comete cuando se hace con violencia o intimidación, alguien nos obliga a entregarle el teléfono, nos amenaza o nos lo quita de las manos con violencia. El robo siempre es delito sin importar la cuantía del terminal. La fuerza debe entenderse cuando alguien rompe un escaparate, una ventanilla de un coche o incluso cuando escala una ventana para conseguirlo, por ejemplo.

Si nuestro móvil está vinculado a una compañía de telefonía tendremos que ponernos en contacto con la misma y alertar de lo sucedido.

Avisar a la compañía telefónica es vital. Cancelar la tarjeta SIM y hacer duplicado siguiendo las pautas de la compañía, la cual si el móvil está vinculada a ella con contrato podrá facilitarnos otro y bloquear el terminal sustraído, todo depende de la compañía de la que se trate. En todo caso, hay que contactar con ella cuanto antes. Si se producen llamadas después del robo podrán devolvernos el dinero íntegro de las mismas, de ahí a la rapidez con la que contactar con la compañía. En casos de robo primero contactar con la Policía antes de llamar a la compañía.

Es importante tener siempre el número de IMEI a mano (International Mobile Equipment Identity, Identidad Internacional de Equipo Móvil),  como mencionábamos con anterioridad. Este número lo podremos encontrar en la caja o documentación que acompañan al terminal, pero siempre lo encontraremos en el mismo, por la parte posterior, debajo de la batería o en cualquier lugar reseñado, no obstante si marcamos desde la pantalla de marcación telefónica del móvil *#06# (asterisco – almohadilla – cero – seis – almohadilla) nos saldrá el IMEI en pantalla por norma general, por lo que será importante tenerlo a mano. El número IMEI es fundamental en una denuncia ante la Policía, ya que indica que smartphone fue sustraído y no solo la marca y modelo, ya que de esos pueden existir millones. Si no tenemos este número tendremos que solicitárselo a la compañía con la que tenemos contratado o bien a la empresa en donde hemos comprado el terminal.

Intentar la práctica real para su localización.

Hace años podía ser inimaginable, pero la tecnología ha dotado a los terminales móviles de GPS y con ello de la localización, y no esa localización exclusiva que se fundamentaba en la triangulación de señal, si no que de forma precisa puede indicarnos la posición del móvil gracias a los satélites de GPS, con un margen de error de pocos metros.

Para que esto sea así, es necesario que el móvil tenga instalado Android o IOS como sistema operativo, o incluso aplicaciones para sistemas telefónicos de Windows y tengamos instalada una aplicación específica para esta funcionalidad, en el caso de IOS con “Busca mi iPhone” será suficiente para poder localizar el terminal desde iCloud, la nube de Apple. En Android tenemos varias opciones con las aplicaciones como locate my droid, Wheres My Droid o Prey que podrán ser descargadas de Google Play.

Pero si nuestro móvil no tiene instalada ninguna aplicación de rastreo, ¿Cómo haremos para localizar un teléfono Android sin tener ninguna aplicación instalada para esta función?. ¿Es posible?. En algunos casos sí, con PLAN B.

planbapp[1]

Esta aplicación advierte que solo trabaja con las versiones 2.0 y 2.3 de Android actualmente, lo cual reduce el número de terminales que pueden ser localizados.

Su funcionamiento es simple, una vez dentro de Google Play debemos acceder a la aplicación Plan B y pulsamos en Instalar. Aquí nos pedirá nuestra cuenta con la que accedemos a Google Play habitualmente y a la cual tenemos asociado un teléfono Android, si no es el caso ya no podremos hacer la operación.

Una vez que accedemos a la cuenta y pulsamos instalar, nos saldrá una opción para instalar la aplicación en el dispositivo remoto que tenemos asociado a nuestra cuenta de Google, es decir nuestro móvil, por lo tanto es cuestión de continuar la instalación y automáticamente se iniciará la instalación en el teléfono, allá donde quiera que esté. Para ello lógicamente es necesario que tenga conexión a la red en ese momento. Tras su instalación, la aplicación enviará una captura al correo de la ubicación del terminal cada ciertos minutos, entre otras opciones.

Esta aplicación no es infalible pero es un recurso a agotar en casos tan drásticos, como la misma aplicación se llama, no deja de ser un Plan b.

Tras el robo o hurto de un móvil debe ponerse una denuncia ante la Policía, es un delito público pero la denuncia pone en conocimiento estos hechos y además puede permitir conseguir pistas sobre el posible autor.

En la declaración debemos dar la información sobre la práctica de la localización del móvil, si fuese el caso, para ayudar en la investigación. También adjuntar la factura del móvil y el IMEI.

Ello no quita que se den casos de denuncias inventadas para poder cobrar de la compañía de seguros la cuantía del móvil, lo que estaríamos ante una estafa y no ante una denuncia falsa si el proceso judicial no se ha iniciado.

Por ello, se recomienda que los usuarios tengan siempre instaladas aplicaciones de localización de terminales antes de que puedan ser sustraídos, perdidos o robados, para así poder localizar el terminal. Estos datos deben entregarse a la policía, de ser el caso, si estamos ante un delito para facilitar la investigación y averiguación del autor.

También debemos dar cuenta a la compañía aseguradora.

Cuando adquirimos un móvil avanzado, tenemos opción de contratar un seguro, si es el caso solo tendremos que ponernos en contacto con la compañía aseguradora la cual nos pedirá unos datos básicos y además normalmente nos pedirán copia de la denuncia, por lo que seguiremos sus pautas.

Si no tenemos un seguro para el móvil, quizás si lo tengamos para nuestra tarjeta de crédito con la que lo hemos adquirido, tendremos que ver las cláusulas o bien si lo hemos comprado con una tarjeta de un centro comercial, hipermercado o gran almacén puede que nos cubre seguro de compras por robo. En algunos casos también el propio seguro del hogar cubre este tipo de delitos aunque el móvil haya sido sustraído fuera del domicilio.

Unos consejos importantes que deberíamos tener en cuenta:

1. Tener actualizado el móvil y registrado en Apple, Samsung, Google o la compañía que nos ofrezca un registro tanto de hardware como de servicios. Si usamos Jailbreak para IOS no existe impedimento porque es compatible con la última actualización de IOS 6.1.2.

2. Instalar una aplicación que permita su localización. Además aplicaciones que hagan fotos y la envíen al correo electrónico para aquellos que intenten acceder a nuestro terminal de forma ilícita nunca estarán de más.

3. Conocer nuestro número de IMEI y tenerlo anotado en lugar seguro.

4. Los teléfonos actuales llevan capacidad para realizar vídeos y fotografías, además de comunicaciones como correos o mensajes instantáneos, sin contar documentos privados, por eso es importante bloquear el terminal para que solo pueda accederse por cierta combinación o contraseña, ya que pondríamos a disposición además del terminal, nuestra intimidad al delincuente.

5. Si sufrimos un robo, a pesar de que los nervios nos puedan traicionar, intentar quedarse con rasgos de la persona que nos está atracando. Memorizar lo máximo posible, ojos, pelo, nariz… pero sobre todo si lleva algún tipo de piercing, pendiente, tatuaje, lunar o marca destacable. Intentar recordar la ropa en términos generales. Denunciar lo antes posible antes de ningún otro paso si estamos en este caso.

6. Comprobar si tenemos el móvil asegurado por cualquier medio, de no ser así valorar si nos puede interesar asegurarlo dependiendo de la cuantía del terminal.

7. Antes de denunciar, asegurarse que el teléfono ha sido robado o hurtado y aportar toda la documentación relevante que pueda esclarecer el hecho delictivo y encontrar a su autor. Si el móvil se pierde no debe ponerse denuncia ante la Policía.

 

 

 

Contenido

*Disponible para consultas el Diccionario jurídico